Clero de Lerman



La búsqueda de conocimiento no es buena ni mala, sin embargo, aquellos que lo hacen si que pueden serlo.

Los seguidores de Lerman pueden perseguir fines totalmente contrarios y no se ven obligados a abandonarlos con el tiempo como los miembros del Clero de Eiláatir, tampoco deberán delatar sus intenciones por visitar un templo de su dios. El Experimentador recibe a todos en su clero por igual sin diferencia de raza ni alineamiento, importando sólo que en su búsqueda de conocimiento generen aún más saber para el clero.

SVE (scientia virtus est)

Los Doctos

Tipo
Religión oficial, clero.
Deidad
Lerman

Estructura

El clero de  Lerman tiene una estructura muy diferente a los demás. Si bien los clérigos y paladines deben continuar permaneciendo en los alineamientos cercanos al dios para adorarle como se debe, la inmensa mayoría de los seguidores lo buscan más por el conocimiento que por motivos religiosos, y como seguir el dogma y buscar conocimiento parecen ser lo mismo, los miembros oficiales del clero pueden tener cualquier alineamiento, además pueden continuar con su vida normal, ya sea viajando por las ciudades o atendiendo su granja.

No existe un rango o jerarquía específica entre los miembros del clero, pero aquellos que viven en los templos y capillas respetan y tratan como superiores a los más sabios y casi siempre más viejos, ya que han sido los que han recibido más entendimiento sobre diversos aspectos.

Lerman divide el conocimiento en áreas y éstas a su vez se subdividen en otras más y más pequeñas hasta llegar a algo muy específico, esto puede representarse como un árbol, donde el tronco simboliza todo el conocimiento, cada rama un área y luego las subdivisiones respectivas serían ramas cada vez más pequeñas hasta llegar a las hojas que equivaldrían a un dato muy puntual.

De esta misma forma se distribuye el estudio del conocimiento entre los templos, donde los más grandes reciben un área de estudio, los más pequeños estudian algún área específica y las capillas y dependencias tienen a su vez temas concretos.

Cultura

Lo que diferencia a un seguidor de  Lerman de aquellos que sólo desean hallar conocimiento es que los seguidores buscan maneras de compartir lo que saben, no regalándolo sin más, sino cambiándolo por algo de similar valor. Un seguidor fiel además practicará algún arte buscando descubrir o crear nuevo conocimiento para poner a disposición de otros y procurando ser un erudito en lo que hace.

Ya que muchos de los seguidores de  Lerman pueden estar muy comprometidos con el conocimiento, pero no tanto con los dioses, no todos llevan el símbolo del Experimentador en sus ropajes, sin embargo si es usual llevar las letras SVE en honor a su lema scientia virtus est, el conocimiento es poder.


Mitología e historias

Se dice que Lerman en persona deambula por el plano material continuando su eterna búsqueda de conocimiento, maravillándose aún con cada nuevo descubrimiento y viviendo como un humano más. Se cree que se aparece a los fieles que han hecho mérito en el clero o que han realizado aportes importantes en tareas encomendadas, habitualmente averiguando algo que el mismo Experimentador aún desconoce.

Cosmología

A todos los caminos se puede llegar desde el saber, o lo que es lo mismo, todo puede ser descubierto a través del conocimiento y el estudio. Los doctos consideran que cualquier interrogante o enigma aparente en realidad puede ser desvelado si se sigue la senda de Lerman.

Esto es lo mismo que profesan los investigadores, quienes desean entender todo lo que se atribuye a lo desconocido o a los dioses mismos, como el fluir de los ríos, el caer de la lluvia o el girar del sol.

Principios de la fe

Ya sea un creyente en Lerman o un maestro del saber, aquellos que buscan respuestas en los templos y capillas del Experimentador, deben dividir su tiempo entre su propia búsqueda y aquella que le haya sido asignada como pago a cambio. A todos ellos aplican los mismos principios.

  1. Nunca desistas de tu búsqueda de saber, hasta el final de tus ciclos.
  2. No deberás buscar la destrucción del conocimiento, sólo su ocultamiento si así lo consideras.
  3. Enseña a otros, pero exige algo a cambio, el saber requiere un intercambio para perdurar.

Ética

Aquellos que han visitado un templo, capilla o dependencia de  Lerman en busca de respuestas sabrán que al salir no sólo se tienen más preguntas que antes sino además la misión de avanzar en un saber encomendado por el clero. Dichas misiones son contratos mágicos con el dios, algunas veces representados en pergaminos que se firman, en objetos aparentemente mundanos o en la simple palabra. Pero en todos los casos, desistir de cumplir una misión significa incumplir un contrato, y aunque no serán perseguidos para ser asesinados, los infractores si podrían verse sujetos a maldiciones mágicas que los obliguen a cumplir su palabra, en casos extremos, se envían a criaturas especializadas para localizarlos e incitarlos a retomar el camino.

Poderes divinos otorgados

Los rituales para pertenecer al clero son muy sencillos y pueden llevarse a cabo incluso en una dependencia de algún pueblo pequeño. Consiste básicamente en un contrato con el dios, a través de un miembro del clero, donde el nuevo miembro acepta entregar sus conocimientos y experiencias pasadas y futuras al dios a cambio de recibir iluminación sobre algún tema específico que desee. A medida que el creyente avanza en el camino de su dios,  Lerman va entregándole a éste lo que desea saber, una gota a la vez.

Templos

Lerman tiene templos grandes en ciudades importantes, esto debido a que un templo en su nombre no es más que una gran biblioteca con un altar. También tiene pequeñas capillas en pueblos y ciudades menores, con su adecuada dotación de pergaminos y libros. Algunos creyentes, que desean vivir su vida como un fiel servidor, abren pequeñas dependencias en aldeas y caseríos en donde sirven como filiales directas de los templos.

Sectas

Si se considera que no hay restricción de raza ni alineamiento para ser parte del clero o un seguidor de  Lerman, no es de extrañar que existan sectas que inclusive compitan entre si. Seguir el dogma y cumplir los principios puede lograrse de muchas y variadas formas.

Los centinelas de la palabra

Estos seguidores extremistas consideran que hay conocimiento que no debe llegar a ciertas manos, y ya que no pueden destruirlo, buscan esconderlo y protegerlo, incluso teniendo que llegar a robarlo primero.

Los Svedcar

Estos fanáticos de  Lerman creen tan firmemente que el conocimiento debe compartirse que buscan a aquellos que lo esconden para hacer público su saber, llegando hasta entablar batallas e intrigas para conseguirlo.

 

Comentarios

Please Login in order to comment!