Remove these ads. Join the Worldbuilders Guild

Sesión: La isla que no era

General Summary

El frío se siente en el Mar del Norte, las aguas extensas y frías se extienden sólo interrumpidas por el eventual témpano que vaga errante como explorando los confines. O no es tan así?   Elevándose sobre el nivel del Mar, como si algún ser inimaginable hubiese pinchado la tierra desde su interior, sobresale un pico humeante que ennegrece el agua a su alrededor. Pero el sol no acaricia sus laderas, la ceniza y la bruma no son buena combinación y el frío entumece al acercarse o pisar la costa de esta isla que por fuerza sobrenatural, el mar tuvo que dejar nacer.   El Cithara está muy dañado pero como su capitán es un hueso muy duro de roer. Su tripulación, entregada y valiente, mantiene el vehículo andando con cierta elegancia a pesar de sus heridas evidentes. Es el amanecer y en los últimos metros del acercamiento el sol que se asoma por el horizonte del este ilumina breves destellos en la nieve, la blanca piedra cedimental y algo mas. El certero navegante no necesita más claridad que la que le dan sus ojos para reposar el casco de su amada, suavemente sobre la nieve fresca de invierno.  

Un pacto cerrado

La tiefling se levantó convencida de haber cerrado un pacto con quien llamó "Louis", pero sus ojos no mostraban lo que los flashes en su cabeza, sino que daban paso a la imagen de un camarote de barco, una familia sorprendida de sus improperios con voces infernales y una beata que la recibe con una sonrisa.   Después de recoger sus cosas, apareció por la cocina para la sorpresa de la religiosa que oficiaba de cocinera. Larissa después de un intercambio "cultural" de ideas, se cubrió su sugerente atuendo y en conjunto con Alegos y Oruga se pusieron entre sí al tanto de los acontecimientos.   Al bajar a recoger sus cosas, su cabeza estaba puesta en posar sus manos en su Lira, al ser este un objeto familiar al que suele llamar "hogar". Al acariciar sus cuerdas diferentes imágenes de su conversación con la entidad que le dió esta segunda chance, volvieron a su mente.   Al subir con sus cosas, la intérprete visualizó el estado del barco, cosa que la conmocionó. En el timón fue a consultar con Sirio y los ojos del gato le dijeron todo, la Comandante estaba perdida en acción.  

Descenso, descubrimiento y desdicha

Tras el anuncio del navegante, entregado a todos por Larissa, el barco se abraza a la nieve de la isla, bajo una nevada incesante pero suave, como dando la bienvenida al invierno.  
La explanada cubierta de nieve parece estar hecha de roca de sedimento, porosa y agrietada. Los vientos se agrupan y aglomeran entre las estribaciones que se extienden al mar. El zepelin del Cithara se agita fuertemente antes de que blanco afirme incontables líneas (cuerdas) al piso y paredes circundantes. Sirio baja de un salto apenas el derruido barco apoya su quilla en el hielo, y se pone a evaluar el estado del bote mientras instalas las estacas de tierra.
  Adelante la pared se cierra como un primer escalón en la subida del pico del volcán que asoma su mirada imponente por sobre la pared de 20 metros que rodea el claro.  

Un campamento olvidado

Después de un breve reconocimiento, Alegos, Valandrea, Velaq y Varis deciden internarse en la isla para hacer reconocimiento.  
Topofono.png
La nieve que se junta en la quebrada por poco tapa la punta de una carpa tendida allí hace tiempo. Al ajustar la vista se ve que hubo allí un campamento completo, hay cajas y tiendas y con un poco de trabajo parece que podría usarse de nuevo como posta de viaje.
  El elfo , ávido de conocimiento comienza a escarbar lo que fue un campamento a todas luces, de exploración. En una mochila, encontró un dispositivo muy extraño, con una inscripción que reza "Topófono" y decidió guardarlo para investigarlo más detenidamente.   El campamento parecía haber sido dejado intacto, pero eso no alertó a los aventureros que continuaron saqueando las cajas y encontraron unas riquezas destinadas en apariencia a financiar el viaje de exploración. A medida que abrían las cajas, encontrarían unos cilindros tallados en cerámica y bronce que les llamaron la atención. Al insertar estos cilindros en el Topófono, éste cobraría vida, vociferando un mensaje por un cilindro hablador...     Y sería Valandrea que encontraría un tercer mensaje, esta vez al parecer de otro interlocutor:   Pronto, se dieron cuenta los héroes que este fue un campamento de posta del equipo de exploración de Goren Luncan que salió años atrás en búsqueda de descifrar lo que había al Este, en descreimiento de la existencia de la diosa Umbraella a quién su esposa, Dasyra tan fervientemente rendía tributo.   Los libros, muchos de ellos pertenecientes a las bibliotecas de Windcliff Landing contenían textos de geografía y geología, y muchas inscripciones sobre los nuevos descubrimientos, ya que aquella isla, a todas luces, no debería ni estar allí...  

Una puerta enigmática

Después de un relevo de la zona gracias al espíritu familiar que Velaq invocó para sobrevolar el área, la isla parece no estar deshabitada, en los fiordos y cañadas adyacentes se avistaron ahogados en un estado de aletargamiento, como parados no haciendo nada o dando vueltas en círculos. El grupo decide evitarlos a toda costa pero aúna así avanzar.  
Alzándose sobre la empinada costa Oeste de la isla, se extiende como un glaciar, un pequeño lago congelado con una angosta pero profunda grieta en el medio y en la ladera del volcán, una construcción geométrica depriva el paisaje de naturaleza muerta. En el fondo dos grandes puertas se alzan como convirtiendo la estribación en una propuesta atractiva a los ojos.
 
Majestuosas ante el pequeño lago, las puertas geométricas invitan a la entrada pero a su vez los glifos que brillan con resplandor al sol del poniente, advierten que no podrá ser abierta por medios convencionales.
  Con dificultad para cruzar este imprevisto terreno, pero maravillados por la estructura que los aguardaba en el otro extremo, los aventureros deciden investigar. Al parecer, una especie de mecanismo activa la puerta que de otra manera, parece estar protegida por un hechizo en su apertura.   Fue Alegos que al investigar un bote que oficiaba de puente sobre la hendidura que había en el lago congelado, resbaló para darse cuenta que una mano salía del pozo para agarrarle la pierna. Alertó a sus compañeros, que estaban buscando maneras de abrir la puerta, pero pudo disponer del monstruo empujándolo al vacío. El accionar de los mecanismos de la puerta y el grito de los héroes pareció llamar la atención, puesto que otros ahogados comenzaron a supurar de la abertura sobre el lago congelado, pero los visitantes ya estarían preparados, disponiendo de los monstruos sin mayor dificultad.  

Retirada y Reagrupación

De vuelta en el Cithara, los felinos, que estaban reparando el navío con maderos de la bodega y algunos que flotaban en cajas de una playa cercana, presintieron que algo los acechaba. La diestra trovadora Larissa Pleassure dió una señal de alerta haciendo sonar un trueno que retumbó en toda la isla, y llamó la atención del grupo que estaba en la puerta, quienes decidieron entonces, volver hacia la embarcación...
Campaign
Argoreth Seasons
Protagonists
PC: Alegos
PC: Valandrea
PC: Velaq Lorenz
PC: Larissa Pleassure
PC: Varis Themoria
Fecha del informe
17 Apr 2021

Remove these ads. Join the Worldbuilders Guild

Comentarios

Please Login in order to comment!