Remove these ads. Join the Worldbuilders Guild

Herams

Herams es una ninfa con algo más de 500 años. Como todas las ninfas es hermosa y también como muchas de ellas tiene complejo de madre hacia las más jóvenes.   Ella es muy amiga de Catalina, y siempre la apoya en sus decisiones, ella fue de las primeras que decidió que merecía ser Reina del Bosque y también de las primeras que apoyó el pacto con Ezicu.   Es de las más pacíficas y amables, tanto es así que muchas veces pide a los forasteros que se marchen en lugar de matarlos, como la mayoría hace. También trata bien a cualquier persona en especial si tiene buen corazón.   Pese a ser tan mayor muchas ninfas le dicen que no debe ser tan buena, ya que ella perdona practicamente cualquier falta y creé que todas las criaturas pueden cambiar a mejor, no importan cuán malvados sean.   Catalina nunca la ha visto enfadada, pero por lo que otras ninfas dicen, Herams sufre mucho por la pérdida de cualquiera de sus hermanas, pero detesta tanto la violencia y el rencor que si el asesino se muestra genuinamente arrepentido le perdonará sin pensárselo dos veces.   La única y real razón por la que mata a los forasteros es porque Catalina lo ordenó, pesé que a ella personalemente no le guste, confía en el juicio de su amiga.   Respecto a su aspecto:   Ella es rubia y alta, de piel clara, pero sin llegar a pálida, sus ojos son verdes como esmeraldas y su pelo ondulado como olas de mar. Se la considera de las más bellas por detrás de Catalina.   También se cuenta que hace un par de décadas, antes de la ruptura del pacto y tras el tratado de paz entre los 6 reinos y Eléstarel, un joven humano trató de adentrase en el bosque de Magnarol. Este humano fue detenido por Herams quien le pidió que se fuera, pero este joven y valiente humano no se inmutó, y en vez de irse con miedo a ser asesinado se arrodilló y suplicó para que le permitiesen pasar. Según él su poblado estaba enfermo y el alquimista que pasó para curar dijo que se requería de una planta rara que solo vivía en Magnarol, él era consciente de lo peligroso de su viaje, pero no quería que su pueblo sufriese. La sinceridad y bondad de este hombre sorprendió a Herams, quien aunque vigilante decidió ayudar al joven. Tras conseguir un poco de la planta en cuestión, este joven la agradeció infinitamente y dijo algo que se le grabaría a fuego: "No entiendo porque atacan a las ninfas o tratan de saquear nada, cuando tenéis un corazón tan bondadoso, todo los países serían utopías si en ellos reinase gente con la mitad de vuestro corazón" Tras estoy una deslumbrante sonrisa el joven se marchó.
Un tiempo pasó pero no mucho hasta que el joven volvió al bosque a la misma hora y el mismo de la semana que la otra vez, por lo que volvió a ser detenido por Herams, esta vez el joven no venía buscando ningún objeto, si no que venía a agradecer de nuevo a Herams por lo que hizo, ya que su pueblo se pudo curar y la gente volvía a ser feliz, también añadió algo sonrojado, le gustaría pasar más tiempo con ella, ya que según él es complicado encontrar buenas amistados y aún más difícil buenas personas en estos días.
Y así durante 2 años se estuvieron viendo a escondidas, hasta que un dí el joven le dio una noticia que la descorazonó, por lo visto confeso que él era el príncipe más joven de Farsen y había sido enviado en misión diplomática a Pársania, por lo que no sabía cuando volvería. Herams se puso muy triste por eso al igual que el joven, no le importaba su real linaje ni nada similar, solo la puso triste el no saber cuando se iban a volver a ver. 
Los meses pasaron y con el tiempo Herams dio a luz un niño humano, desgraciadamente, la situación con los humanos y Farsen en general era pésima en ese momento, por lo que muy a su pesar y con lágrimas en sus ojos, le entregó el niño a un águila gigante y le pidió llevar a su hijo a Agxoon, no sin antes bendecirlo con su fortuna, lo que causó que una marca apareciera en su espalda.
Tras esto Herams no sabe nada de su hijo, pero no hay día que no piense en él y en su amado.
El nombre que recibió el niño fue: Hernaces.  (Traemel' Oh)   (NOTA: El príncipe en cuestión se llamaba: Zes d' Lolimpo.

Remove these ads. Join the Worldbuilders Guild

Comments

Please Login in order to comment!